La casa literaria
 FAQFAQ   BuscarBuscar   MiembrosMiembros   Grupos de UsuariosGrupos de Usuarios   PerfilPerfil   RegistrarseRegistrarse 

Fecha y hora actual: Lun Dic 16, 2019 3:41 am
Entre para ver sus mensajes privados | Login
Un día por la mañana.

 
#
Publicar nuevo tema   Responder al tema    Foros de discusión -> Nuestros relatos -> Micro relatos
Ver tema anterior :: Ver tema siguiente  
Autor Mensaje
Ishtar






Registrado: 15 Nov 2008
Mensajes: 275
Ubicación: México

Sexo:Esta usuaria es una Mujer

MensajePublicado: Lun Nov 17, 2008 4:25 am    Asunto: Un día por la mañana. Responder citando

Un día por la mañana.



Pataleaba con todas mis fuerzas tratando de romper las correas que la mujer había atravesado alrededor de mis piernas, esperándome sobre el maloliente camastro, como un animal cuando acecha a su presa.

Mientras papá camina sin pausas, una y otra y mil veces más, estrellando su angustia contra las paredes del pasillo del corredor.

Las paredes resquebrajadas del frío cuartucho donde yo permanezco, empiezan a oscurecerse cobijados en mis temores más recónditos.

De pronto ella alarga su mano hacia mi frente, acariciándome, con la misma ternura nerviosa de las ocasiones en que me visitaba, y tocaba mi estómago preguntándome ¿cómo va todo?.

Eran esos días en que papá salía para la obra, tratando de convencerse de que todo avanzaba bien en mí, y un tanto preocupado solía preguntarme:

¿Necesitas algo?, como si en su frase quisiera decirme que contara con él siempre.

Este día ella examina mi cuerpo, me palpa suavemente cada centímetro del vientre, de los senos y me pregunta si siento dolor alguno, y yo me siento muy humillada. Pero no me quejo, y me ubico en ser un muñeco de plastilina, al que se le va deformando el cuerpo en cada toque a su piel.

Mientras ella, se esfuerza en contarme de cosas que no comprendo, como aquellas fotos que en su día me enseñó, para mostrarme mujeres gordísimas, sacadas de recortes de revistas, caminando por las calles con ropajes holgados. O aquellas otras imágenes, de mujeres tendidas en camillas similares a la mía, rodeadas de colores blancos, con doctores y enfermeras alrededor.

Un día por la mañana, ella tomó su frío metro de plástico, el de sus costuras y me midió muy temblorosa el tamaño de mis senos, me dijo que había que confeccionarme nueva ropa muy holgada, sonrió brevemente, la misma sonrisa de este día, cuando acaricia mi frente, mientras la mujer encaramada en mi cama empieza a dilatarme y todo el cuerpo me duele.

Grito con todas mis fuerzas, pero mis gritos no se escuchan en el cuartito cada vez más negro, el tráfico citadino, los cláxones y chirridos de los camiones atrapan mis sonidos, soy silente, siempre lo he sido.

Ella que vivía con mi padre desde que murió mamá, era la única persona que entendía mis balbuceos, y como en el colegio me hablaban para que siguiera el movimiento de los labios, se acercó a mi cara y me dijo muy lentamente:

C-á-l-m-a-t-e n–e–n–a

Y no entendía que yo sólo quería que la mujer se bajara de mi vientre, y quitara de mis piernas los amarres que me ataban a ese lugar.

Ella se asustó mucho, cuando un día no me vino, y al siguiente tampoco, y al tercero nada, y pasaron quince días sin que me viniera, y ella se asustó tanto que le dijo a mi padre.

Un día por la mañana, ella me encerró en su dormitorio y me dijo que yo había estado con un hombre, y como le dije que no la entendía, se arrodilló frente a mí, tomó mi cara muy duro entre sus manos, y finalmente me dijo entornando los labios muy lentamente:

E-s-t-u-v-i-s-t–e c–o–n u–n h–o-m-b–r- e

Y ella trató de explicarme algo que yo no entendía, y me decía en todo momento si yo sabía donde podía encontrar a ese hombre, o como se llamaba y que cómo lo había conocido.

Pero yo le digo que no se dónde encontrarlo, o cómo se llama, porque se acercó un día a la salida del colegio con un cono de helado que me regaló, y me dijo que nadie iría por mí, que todos estaban muy ocupados, y me subí a su carro, y luego prendió un cigarrillo y mirándome muy cerca, me dijo que nos llevaríamos muy bien, y yo le pedí que me trajera a la casa.

Después le digo a ella que no recuerdo nada, que al despertar estaba sin mi uniforme y sólo vestida con mis zapatos, en un camino lleno de veredas, y alguien caminando por ahí, me miró despectivamente, y entonces sentí mucho frío y me di cuenta de mi desnudez, y me protegí con mis manos.

Y otra se me acercó y yo me tapé la cara con mis manos, y dejó caer una cobija en mi cuerpo, y algo me dijo, y yo le pedí que hablara con sus labios muy lentamente y frente de mi cara, y repitió varias veces:

T-e v-i-o-l-a-r-o-n

Y yo sentí mucha tristeza en su cara, y empecé a llorar porque no sabía que significaba eso, y me daba mucho miedo estar sin mi uniforme.

T-e v-i-o-l-a-r-o-n

Y un día ella llora, y me habla muy rápido porque mi padre estaba presente, y no pude leer sus labios. Ella me hace tomar a la fuerza, una bebida que sabe y huele a podrido, y yo grito, y le digo que sabe muy feo, y me mira con desesperación y me dice otra vez muy lenta y muy cerca de mi cara:

T-i-e-n-e–s q-u-e t-o-m-a-r e-l b-r-e-b-a-j-e

Y yo lo escupo al piso.

Ella, cerró la puerta de mi cuarto un día, me abrazó fuertemente, mientras las lágrimas le corrían por el rostro, y comenzó a decirme muy cariñosamente:

E-s-t-á-s e-m-b-a-r-a-z-a-d-a

Pero como yo no le entendía me dijo muy lentamente, acercando su cara a mi rostro:

V-a-s a t-e-n-e-r u-n h-i-j-o

Y yo le dije que no era posible, porque todavía no me casaba.
Ella sonrío con amargura, y luego lloró.

Y ahora la mujer gordísima, me sigue apretando con mucha fuerza el estómago, como si fuera de caucho y como si no me doliera, yo pataleo y grito.

La mujer que me maltrata, sin importarle nada, mueve mis piernas como si buscara algo, y entonces empiezo a sudar, empiezo a temblar y unas espinitas se me clavan en la cabeza, y todo me comienza a dar vueltas, como cuando ella me llevó a los juegos de remolinos de la feria.

La mujer que suda y deja caer unas gotas que parecen quemarme, se apoya sobre mi cabeza, y sobre mi vientre, y siento que mi cabeza se cae definitivamente a un lado, mientras las paredes del cuarto dan tantas vueltas como yo.

Cuando despierto luego de un rato, todo es silencio, ya nada da vueltas, ahora estoy completamente sola, en ese cuartucho oscuro y frío, hasta que una pequeña luz se filtra con dificultades entre las rendijas, iluminando algo que empieza a inundar mi camastro, algo que viene mientras yo pierdo la fuerza a borbotones…

_________________
http://twitter.com/mar_lou

http://www.youtube.com/user/Kainamuri
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado Visitar sitio web del autor
Yuma
Administradora





Registrado: 26 Sep 2008
Mensajes: 1694
Ubicación: En la vida

Sexo:Esta usuaria es una Mujer

MensajePublicado: Lun Nov 17, 2008 5:22 pm    Asunto: Responder citando

Una historia que causa escalofrios leer , pero muy bien relatada . Un placer leerte . Besos.

_________________
<center><Marquee Direction="left">Comenta a tus compañeros, ellos lo hacen contigo.


</MARQUEE>

</center>
Mi libro
http://www.sombradearce.es/catalogo.html

http://isabel-momentos.blogspot.com/
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado
Ishtar






Registrado: 15 Nov 2008
Mensajes: 275
Ubicación: México

Sexo:Esta usuaria es una Mujer

MensajePublicado: Mar Nov 18, 2008 3:59 am    Asunto: Responder citando

¡Gracias Yuma!

El relato efectivamente es muy crudo en la realidad que narra.

Es un escrito que hice en la época de Universidad, a raíz de una noticia sobre una chica que me impactó demasiado, por su corta edad, su inocencia y por los adultos a su alrededor.

Luego de escribirla en una libreta (como una catarsis), la guardé.
Volví a descubrirla un día en los cajones de mi mesa de trabajo, la leí, recordé el caso y la pasé a mi computadora.

Y bueno...la transcribí tal cual, porque desafortunadamente siguen sucediendo estas situaciones.

¡Hasta pronto!

_________________
http://twitter.com/mar_lou

http://www.youtube.com/user/Kainamuri
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado Visitar sitio web del autor
Kala
Administradora





Registrado: 26 Sep 2008
Mensajes: 880


Sexo:Esta usuaria es una Mujer

MensajePublicado: Mie Nov 19, 2008 5:13 am    Asunto: Responder citando

Realmente es cruda la historia, y más sabiendo que este tipo de cosas suceden. Después de leerlo te quedas con un nudo en el estómago que no sabes cómo quitar. Entiendo que te impactara la noticia cuando la escuchaste Isthar.
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado Enviar email
Ishtar






Registrado: 15 Nov 2008
Mensajes: 275
Ubicación: México

Sexo:Esta usuaria es una Mujer

MensajePublicado: Mie Nov 19, 2008 9:19 am    Asunto: Responder citando

¡Hola Kala!

Es una realidad recurrente en mi país.

El escrito sigue siendo vigente, cuando escucho la cantidad de casos de abuso que se acumulan (y se archivan), dejando a los agresores con total impunidad.

¡Saludos!

_________________
http://twitter.com/mar_lou

http://www.youtube.com/user/Kainamuri
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado Visitar sitio web del autor
OldTree






Registrado: 10 Oct 2008
Mensajes: 654
Ubicación: Paraiso Natural

Sexo:Esta usuaria es una Mujer

MensajePublicado: Mie Nov 19, 2008 2:31 pm    Asunto: Responder citando

Esta historia hiere la sensibilidad. Es atroz. No me gusta.
No he podido terminar de leerla.
Me ha revuelto las entrañas y la conciencia.
No me gusta ser espectadora del dolor ajeno.
Me desequilibra.
Me destroza
Creo que es lo más duro que he leido después de la carta del niño que no nació
y de un relato del libro las semillas de la violencia.

Ishtar, escribes con un realismo brutal.
Espero que sirva para algo más que sacudir conciencias
y que se ponga solución ante tanto dolor. Sad

_________________



¿No es increible todo lo que puede tener dentro un lápiz?
(hermano de Mafalda)
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado
Ishtar






Registrado: 15 Nov 2008
Mensajes: 275
Ubicación: México

Sexo:Esta usuaria es una Mujer

MensajePublicado: Jue Nov 20, 2008 6:36 am    Asunto: Responder citando

¡Hola Old Tree!

El sacudir consciencias es un paso inicial, para cambiar la indiferencia y la pasividad de los ciudadanos ante eventos tan degradantes como el que narro (y que no pudiste terminar de leer).

Es una forma de buscar soluciones activamente y de exigirlas también.

La corrupción y la impunidad son las monedas de uso corriente en mi país...cobijadas con el silencio, con el desviar las miradas o incluso el cerrar los ojos de nosotros los ciudadanos, tolerando la descomposición social que ahora nos rebasa y nos abruma de la mano de una violencia contumaz.

En fin, este escrito es un tema que archivé por varios años, pero que desafortunadamente sigue teniendo vigencia.

¡Saludos y gracias por tu comentario!

_________________
http://twitter.com/mar_lou

http://www.youtube.com/user/Kainamuri
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado Visitar sitio web del autor
Mostrar mensajes de anteriores:   


#
Publicar nuevo tema   Responder al tema    Foros de discusión -> Nuestros relatos -> Micro relatosTodas las horas son GMT + 2 Horas
Todas las horas son GMT + 2 Horas
Página 1 de 1

 
Cambiar a:  
Puede publicar nuevos temas en este foro
No puede responder a temas en este foro
No puede editar sus mensajes en este foro
No puede borrar sus mensajes en este foro
No puede votar en encuestas en este foro



Powered by phpBB © 2001, 2005 phpBB Group
Designed by:wordpress designcell phone reverse directory

Crea tu foro | foros de Literatura & Poesía | | soporte foros | Contactar | Denunciar un abuso | FAQ | Foro ejemplo