La casa literaria
 FAQFAQ   BuscarBuscar   MiembrosMiembros   Grupos de UsuariosGrupos de Usuarios   PerfilPerfil   RegistrarseRegistrarse 

Fecha y hora actual: Dom Dic 15, 2019 3:05 am
Entre para ver sus mensajes privados | Login
"ESPÉRAME JUNTO AL MAR II" -VÍCTOR VIRGÓS-

 
#
Publicar nuevo tema   Responder al tema    Foros de discusión -> Nuestras Obras
Ver tema anterior :: Ver tema siguiente  
Autor Mensaje
BLADERUNNER






Registrado: 22 Ene 2009
Mensajes: 229
Ubicación: Madrid

Sexo:Este usuario es un Hombre

MensajePublicado: Mar May 15, 2012 4:10 pm    Asunto: "ESPÉRAME JUNTO AL MAR II" -VÍCTOR VIRGÓS- Responder citando

"ESPÉRAME JUNTO AL MAR II"

-VÍCTOR VIRGÓS-.


Sabía que mentía cuando Rudy Nash le decía que aquel sería el último golpe, sólo uno más. Después, le permitiría reunirse con Lucy para comenzar una nueva vida, coloreada de honestidad y amaneceres donde no despertara bajo el fuego de las balas y el ulular de las sirenas.

Demasiada magnanimidad para un corazón tan huero y glacial. Le había permitido realizar una única llamada desde una solitaria cabina de la calle de la zarigüella gris.

Dos gatos callejeros legañosos y pestilentes fueron testigos del suceso mientras raían unas raspas esqueléticas que habían caído de un contenedor de basura volcado.

Rudy Nash apostó a dos de sus hombres de confianza ante la puerta, por si el ladino de Jenkins sentía la repentina tentación de convertirse en "el fugitivo Jenkins".

Lucy Se resquebrajó como una reliquia etrusca cuando le pormenorizó sus temerarios planes suicidas de fuga. Después se recompuso, acaso redimida de la pulsatil tensión acumulada con el inicial llanto torrencial y el aplomo inherente de la promesa concebido en cuatro palabras pronunciadas: "Espérame junto al mar".

Ella estaría allí, frente al embarcadero de las gaviotas argenteas, donde se conocieran hacía ya tantos años bajo la mirada cómplice de la Luna de Agosto en un convite selecto patrocinado por el alcalde de Boston, Graham Bland.

Lucy Servía copas, él escamoteaba joyas o dinero contante y sonante a los desprevenidos asistentes al fastuoso ágape.

Rudy Nash había apostado a uno de sus matones ante la puerta de "El Gato Maltés". No le gustaba dejar cabos sueltos, cabos sueltos como una camarera asustadiza echando a correr al encuentro de su amante recién liberado del penal.

Se trataba de un sabueso cincuentón de ascendencia siciliana llamado Pietro dell Connore. Panzudo, perdulario y bebedor empedernido, sería presa fácil para las argucias taimadas de Lucy.

Después, se ausentaría con la excusa de hallarse indispuesta. Cualquiera de las chicas, Betty, Scarlett o Mildred lo entendería y cubriría su puesto.

Saldría por la puerta trasera del club; la que daba al mugriento callejón de las ratas ciegas, como lo denominaban coloquialmente.

Allí depositaban toneladas de botellas vacías de licor que los "feligreses" de Boston apuraban hasta la última gota.

En "El gato maltés" uno podía beber hasta reventar la madrugada en un ambiente sórdido y anublado por las densas volutas de humo de tabaco.

Greta Morandi se encargaba de suministrar chicas a los clientes que querían olvidar sus penas cuando las ingentes dosis de alcohol ingerido no cumplían ese cometido.

Celeste Parks, la enigmática mujer "leopardina", no era precisamente locuaz. Más bien permanente interrogante insondable. Jenkins reparó en cómo hacía rodar entre sus falanges una rosa negra.

Se dibujaba en su boca una sonrisa socarrona que parecía refugiar un secreto inconfesable y alevoso.

Bajo la pálida luz de unos faroles se asemejaba más que antes a la novia de la muerte.

Rudy la introdujo en uno de los coches que formaban una hilera siniestra en la desangelada Avenida de Manson y la vio marchar hacia el este.

Cuando el Pontiac desapareció tras una curva cerrada se dispusieron a partir hacia una cita ineludible en la mansión de Lord Williams y su octogenaria esposa, Margareth Baxter.

("Su último golpe, le había prometido Rudy Nash...")

Uno tenía que ser extremadamente incauto o ignaro para creer una sola palabra que brotaba de los labios vacunos de Rudy Nash. Falaz, pérfido, extremadamente ambicioso y traicionero, sólo cumplía sus promesas si de ellas dimanaba un rédito provechoso.

Vigilando a Lucy se aseguraba de que él cumpliera su parte: descerrajar la caja de caudales del potentado enlace Williams-Baxter.

La anciana chiflada y en extremo chismosa había cometido un craso error al invitar a uno de sus fastuosos ágapes a un joven apuesto adulador y de identidad impostada llamado Pete Maslow.

La mano derecha de Rudy no tardó ni veinte minutos en desvelar la ubicación de la caja de caudales tras un lienzo de Toulouse Lautrec.

Jenkins redujo levemente la velocidad cuando el Pegaso Z 102 tomó una curva interminable que parecía a punto de ser devorada por un vertiginoso acantilado que se asomaba sobre el Bosque de los hechizos.



Lo contempló casi con veneración, después miró fugazmente a su izquierda, donde se erigían cientos de miles de cipreses sobre una pendiente de tierra ferruginosa.

Teddy Franz, su único acompañante en el vehículo con forma de alargada pastilla negra, captó inmediatamente su excitación. Estaba acostumbrado a identificar esas señales: el miedo, el nerviosismo, la tensión en la mirada o en un leve temblor de las manos.

Era un tipo horrendo, tan grande como un hipopótamo. Tenía su arrugado y rojizo semblante surcado de cicatrices concebidas en sangrientas reyertas.

- "¿Qué miras tanto ahí afuera? ¡Concéntrate en la carretera, estúpido, no nos vayamos a estampanar!"

Por un instante le atenazó el miedo. Teddy había adivinado sus planes. Era descabellado, desesperado, probablemente un suicidio. Saltaría del coche en esa curva. La inercia haría el resto. Teddy no tendría la menor oportunidad de abandonar el vehículo.

Aceleraría tanto que parecería que su verdadera intención era despeñarse por el barranco. Debía asegurarse, eso sí, de haberse distanciado lo suficiente del coche perseguidor que ocupaban Rudy y dos canallas de su séquito de leales secuaces.

Jenkiins agradeció su buena suerte al comprobar que conducía el pelele de Toby Connor. No era un buen conductor... Toby no destacaba más que por su profunda estulticia.

Era un buen plan.

Rudy Nash tan sólo vería cómo el vehículo que iba delante perdía el control en aquella curva pavorosa y volaba sobre el abismo.

No derramaría una sola lágrima por él o por el bellaco de Teddy. A fin de cuentas tendría ya en sus manos lo que había ido a buscar, el botín. Su vida o la de Teddy le importaban tan poco como a una lagartija un eclipse lunar.

("... Espérame junto al mar...")

Pensó en Lucy, refugiada entre las sombras, acaso buscándole con la mirada sobre la cubierta de algún barco que zarpara esa misma noche con destino a Filadelfia, Atlanta, Miami...

Cualquier lugar sería bueno con tal de permanecer lejos del radar de Rudy Nash.

Después regresaría a Memphis, acaso convertido ya en el esposo de una camarera de Oregón llamada Lucy Laverne.

¡Ahí estaba la casa! se le asemejaba a un gigante agachado intimidado entre colosales muralla arbóreas. Las luces estaban apagadas. La casa estaba vacía. Es lo que decía Teddy que le había dicho poco antes de dejarla en la Avenida Manson la enigmática Celeste Parks.

Jenkins no escuchaba, sólo quería acabar con aquella cuanto antes para reunirse con Lucy junto al mar.

Pete Maslow sonrió como un chacal hambriento cuando escuchó el crujido lamentoso de la cerradura que se abría.

Entraron en la deshabitada vivienda como una procesión de profanadores de tumbas. Pete les condujo hasta la cámara del tesoro. Entonces se hizo a un lado, no sin antes coger entre sus manos el cuadro del impresionista francés y arrojarlo al suelo como si fuera una vulgar bagatela.

Jenkins Captó la airada reacción de Rudy Nash. Éste le lanzó una mirada marcial a Teddy, quien supo inmediatamente lo que debía hacer. Se plantó delante de Pete y le arreó un culatazo terrible en la sién que le dejó conmocionado durante unos segundos.

Se levantó como un zombi, con un ademán de incomprensión reflejado en su rostro de galán embaucador.

- "!Recoge eso ahora mismo Pete¡ ese cuadro vale una fortuna, mucho más que tu miserable vida de rufián y tramposo. Si ha sufrido algún desperfecto..."

No hizo falta que acabara la frase Su tono de voz era lo suficientemente amenazante y esclarecedor como para intuir donde acabarían sus restos mortales si la obra se había dañado.

Pete resopló aliviado cuando comprobó que "La inspección médica" proseguía en perfecto estado.



El siguiente ademán hostil se lo dedicó a él. Jenkins no esperó a ver qué sucedería si se negaba a colaborar.

Comprobó aliviado y complacido que sus dedos seguían gozando de la mágica destreza de antaño. Ninguna caja fuerte se le había resistido jamás. Por eso le había reclutado Rudy Nash... por eso la caja de caudales se rindió a sus ruegos manipulatorios apenas cinco minutos después.

-"¡Bravo muchacho! estoy muy impresionado. Sabía que podía confiar en tí, que no me defraudarías. Sabía que no me equivocaba contigo. El penal no se ha llevado consigo la pericia de tus manos."

A Jenkins le preocupaba que Rudy no hubiera hecho la menor mención al acuerdo tácito al que habían llegado. No quería sus elogios, sino su libertad. Hizo otro de sus gestos dictatoriales que no precisaban acompañamiento verbal.

Sus adláteres se abalanzaron sobre la caja "destripada" como mendigos ante el maná. Había joyas, montones de fajos de billetes, dinero a puñados y monedas de oro que relucían como luceros cósmicos.

Entonces clavó sus ojos implacables en él. En su mirada había algo parecido a la estima, aunque aquella emoción le fuera tan ajena a Rudy Nash como a un condor las aletas de un cetáceo.

- "¿Qué hay de lo que hablamos?" -Se apresuró a inquirir Jenkins-

- "Lucy... claro, esa chica..." -repuso distraídamente, como si su nombre le resultara divertido y desconocido-. "Has hecho un gran trabajo, muchacho. No sé si podré prescindir de tus servicios tan fácilmente."

Se le vino el mundo encima. Ya contaba con ello, Rudy jamás cumplía sus promesas, pero pensó que tal vez en aquella ocasión rompería sus reglas y le dejaría libre.

El baladrón mafioso se desentendió de él.

-"!Rápido chicos¡ cogedlo todo... y ese cuadro, me gusta... lo quiero intacto. ¡Vamos chicos, rápido, somos ricos, muy ricos!"

La caterva de matones rugió enfervorecida.

Abandonaron la mansión sin mayores preámbulos. Tenían el botín; el trabajo estaba hecho. Teddy abrió la puerta con sus torpes manos "marsupiales".

Rudy le vió caer delante de sus narices, con un terrible orificio de bala entre ceja y ceja. Sus ojos incrédulos se posaron unos segundos en el rostro conocido del asesino.

Fue la última imagen que verían en su execrable vida de corrupción y crimen. La bala destinada a reventarle su último aliento le reventó el corazón, pintando un escabroso charco sanguinolento sobre su impoluta camisa blanca con rayas negras y grises.

Pete y Toby, su hermanastro, cayeron abatidos por una ráfaga mortal cuando pretendían darse a la fuga con el botìn.

Jenkins admiró la frialdad y prodigiosa puntería del pistolero.

En su mano derecha mantenía firme una pistola aún humeante. En la otra, una funesta rosa negra. Se le acercó, apuntándole con la pistola que había acribillado sin contemplaciones a la cuadrilla de maleantes. La novia de la muerte les había engañado a todos.... incluso al necio de Rudy Nash.

Ahora, su petulancia yacía desparramada sobre un grotesco charco de sangre.

Jenkiins aceptó su destino con resignación. Ya no tendría que jugarse el tipo en aquella cuneta junto al mirador. No había escapatoria posible. Era el final, un final inesperado.

Celeste Parks le apuntaba con una pistola y ya le había dado muestras más que evidentes de su excelente puntería. Durantes unos instantes reinó el silencio entre los dos. Jenkins esperaba el momento de su ajusticiamiento.

Celeste sonreía, con esa sonrisa suya socarrona que parecía refugiar un secreto inconfesable y alevoso.

-"¿A qué esperas para matarme, como a los demás? No te tengo miedo, no pienso pedir clemencia"

Jenkins optó por la dignidad y la osadía antes que regalarle a su asesina un mínimo atisbo de pánico.

Ella hizo un gesto tranquilizador con la mano que portaba el arma. Dio un manotazo en el aire, como si pretendiera espantar a una legión de moscardones. En su rostro se dibujó la perplejidad.

Le puso una mano enguantada en la mejilla derecha y volvió a sonreír, introduciendo la rosa negra en la solapa de su chaquete de cuero.

-"Eres guapo.... sería una pena estropear ese rostro. No voy a matarte, ¿para qué?" -Soltó una carcajada maléfica- "No he venido hasta aquí por ti, sino por el botín. Por mi puedes largarte con esa Lucy al fin del mundo, ¿no es acaso lo que querías?"

Celeste Parks se paseó entre los cadáveres como la novia de la muerte, como una vampiresa del inframundo. Recogió el profuso alijo y lo cargó en un flamante Tucker Torpedo para perderse en las tinieblas de la noche.

La novia de la muerte le había perdonado la vida para que se reuniera con su amada junto al mar...

[/color]
[/b][/size]
Razón para editar: VÍCTOR VIRGÓS

_________________
WWW.GLOBEDIA.COM
WWW.BLADERUNNER-SIRENAS-IN-LOVE.BLOGSPOT.COM; WWW.SIRENAS-IN-LOVE-SIRENAS-IN-HELL.BLOGSPOT.COM


Ultima edición por BLADERUNNER el Mar May 15, 2012 6:30 pm, editado 1 vez
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado Enviar email Visitar sitio web del autor
Yuma
Administradora





Registrado: 26 Sep 2008
Mensajes: 1694
Ubicación: En la vida

Sexo:Esta usuaria es una Mujer

MensajePublicado: Jue May 31, 2012 8:49 am    Asunto: Responder citando

Un final muy romántico amigo Victor. Me ha encantado recorrer tus letras de principio a fín. Un abrazo. Surprised

_________________
<center><Marquee Direction="left">Comenta a tus compañeros, ellos lo hacen contigo.


</MARQUEE>

</center>
Mi libro
http://www.sombradearce.es/catalogo.html

http://isabel-momentos.blogspot.com/
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado
BLADERUNNER






Registrado: 22 Ene 2009
Mensajes: 229
Ubicación: Madrid

Sexo:Este usuario es un Hombre

MensajePublicado: Jue May 31, 2012 3:15 pm    Asunto: Re: Espérame junto al mar Responder citando

Yuma escribió:
[size=18][color=indigo][b]Un final muy romántico amigo Victor. Me ha encantado recorrer tus letras de principio a fín. Un abrazo. Surprised


¡Hola Yuma! un placer tenerte por aquí de nuevo. Me siento un poco como "El llanero solitario" por aquí.

También guardo gratos recuerdos de este lugar y mientras no cierres esta web seguiré posteando por La Casa Literaria, que es un poco la casa de todos nosotros, los que nos reuníamos en este rinconcito para contarnos nuestras cosas.

Ahora escribo también en Foroliterario.com, donde participaba actívamente antes. Estaré dos semanas viajando por Armenia y Georgia, pero luego regreso, no abandonaré este páramo baldío, sigo aferrado a este lugar.

Me alegro que te haya guastado este relato. El final me parecía el justo para este pobre hombre recién salido del talego. Me encanta la novela negra. Gracias por la visita y el comentario. Un saludo, hasta la vuelta[/size][/color][/b]

Razón para editar: VÍCTOR VIRGÓS.

_________________
WWW.GLOBEDIA.COM
WWW.BLADERUNNER-SIRENAS-IN-LOVE.BLOGSPOT.COM; WWW.SIRENAS-IN-LOVE-SIRENAS-IN-HELL.BLOGSPOT.COM
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado Enviar email Visitar sitio web del autor
Edelweiss






Registrado: 08 Ago 2012
Mensajes: 21


Sexo:Esta usuaria es una Mujer

MensajePublicado: Jue Ago 16, 2012 11:15 am    Asunto: Responder citando

Hola amigo me encanta que el final sea romántico , escribes muy bien
hasta pronto un abrazo Smile

_________________
http://daedelweiss.blogspot.com.es
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado
BLADERUNNER






Registrado: 22 Ene 2009
Mensajes: 229
Ubicación: Madrid

Sexo:Este usuario es un Hombre

MensajePublicado: Jue Ago 16, 2012 1:36 pm    Asunto: Espérame junto al mar Responder citando

¡Hola Edelweiss!

Un placer tenerte por esta comunidad literaria. Gracias por tu tiempo para leer esta novela corta. Me alegro que te haya gustado. Quería darle ese toque romántico y feliz postrero. Gracias por tu visita
.
Un saludo

_________________
WWW.GLOBEDIA.COM
WWW.BLADERUNNER-SIRENAS-IN-LOVE.BLOGSPOT.COM; WWW.SIRENAS-IN-LOVE-SIRENAS-IN-HELL.BLOGSPOT.COM
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado Enviar email Visitar sitio web del autor
Mostrar mensajes de anteriores:   


#
Publicar nuevo tema   Responder al tema    Foros de discusión -> Nuestras ObrasTodas las horas son GMT + 2 Horas
Todas las horas son GMT + 2 Horas
Página 1 de 1

 
Cambiar a:  
Puede publicar nuevos temas en este foro
No puede responder a temas en este foro
No puede editar sus mensajes en este foro
No puede borrar sus mensajes en este foro
No puede votar en encuestas en este foro



Powered by phpBB © 2001, 2005 phpBB Group
Designed by:wordpress designcell phone reverse directory

Crear foro phpbb | foros de Literatura & Poesía | | soporte foros | Contactar | Denunciar un abuso | FAQ | Foro ejemplo