La casa literaria
 FAQFAQ   BuscarBuscar   MiembrosMiembros   Grupos de UsuariosGrupos de Usuarios   PerfilPerfil   RegistrarseRegistrarse 

Fecha y hora actual: Lun Dic 16, 2019 4:05 am
Entre para ver sus mensajes privados | Login
El borrego y la luna

 
#
Publicar nuevo tema   Responder al tema    Foros de discusión -> Nuestros relatos -> Infantil
Ver tema anterior :: Ver tema siguiente  
Autor Mensaje
anika






Registrado: 01 Oct 2008
Mensajes: 339




MensajePublicado: Sab Oct 04, 2008 1:43 am    Asunto: El borrego y la luna Responder citando

Érase una vez, más allá del país que se esconde tras la línea del horizonte, una extraña región nunca visitada por presencia humana. En ese lugar recóndito no existían las fronteras de ningún tipo, no había vallas ni barreras que separaran una porción de tierra de otra distinta, y todos los animales que habitaban este país perdido en la bruma del mar y del cielo, podían pasear por todos los parajes que se les antojara.
Pero claro, en un lugar tan peculiar, los habitantes no podían ser como los animales que se pueden encontrar en este lado del horizonte.
Allí, todos y cada uno de ellos, tenían una característica peculiar que casi rozaba la línea que pinta de plata la magia y la alquimia. Estaban, por ejemplo, los unicornios que se escapan de los sueños, con su reluciente cuerno azul plateado y su galopar de cascabeles. También vivían allí los dragones derrotados por los príncipes de los cuentos, dragones muy especiales porque sus lagrimillas apagaban el fuego de su nariz y ya no podían hacer daño a ningún ser viviente. Y bueno, también vivían gnomos, sílfides, ondinas, salamandras, el burro con alas del que tanto hablan, y un sin fin de seres nunca imaginados por la fantasía más poderosa de un ser humano.

Un buen día, un borrego normal y corriente, de este lado del horizonte, jugaba con sus compañeros en un prado de verde y jugosa hierba fresca. Dieron saltos y volteretas mientras su pastor dormía plácidamente a la sombra de un avellano violeta regado de primavera.
El borreguito, tras darse un buen tropezón con una piedra juguetona que se interpuso en su camino, quedó tirado en el suelo, notando la caricia tibia del sol de media tarde. Para él, el cielo era un país de ensueño destinado solo a los borregos privilegiados, veía pasar cientos de nubes blancas y esponjosas como la lana que a él le cubría en los momentos más fríos y solitarios, y creía que esas nubes de algodón eran los borregos mágicos del país del cielo.

- Esos borregos afortunados comerán pasto azul, dulce y luminoso -dijo el borreguito- Además, sentirán las caricias del sol y del viento de forma mucho más cercana.

Mientras pensaba, el borrego no se dio cuenta de que ningún compañero suyo estaba pastando cerca de allí, y cuando quiso reunirse con ellos, se encontró totalmente perdido. Dio un par de vueltas por la ladera de las flores amarillas con sabor a dulce caramelo de néctar y clorofila, subió hasta la piedra gris que servía de balcón al acantilado de las mil rocas puntiagudas, y siguió caminando y caminando hasta caer rendido sobre una hierba desconocida y nunca probada por el apetito de su rebaño.

- ¿Qué voy a hacer ahora? -dijo entre lagrimitas- estoy perdido y me encuentro muy solo.

Hundió su hocico en la caricia húmeda del pasto de aquel lugar extraño e intentó protegerse del frío, acurrucándose en el manto de su cuerpo. De repente notó una leve calidez cubriendo su cuerpecito tembloroso y , levantando la cabeza, descubrió una luna enorme color cobre, que deslizaba su calor sobre el borreguito desolado. Cuando el borrego estaba ensimismado mirando la luna, una nube redonda y espesa se cruzó entre el abrazo imaginario de ambos.

- ¡Esto sí que no lo consiento! -dijo enfadado- Está bien que esos malditos borregos caprichosos se coman el pasto azul y que reciban las caricias del aire antes que yo, pero ésto, ésto no lo consiento. La luna me estaba abrazando a mí y ningún borrego aéreo me apartará de su caricia.

El borreguito pensó y pensó la manera de poder subir hasta el cielo y convertirse en uno de esos borregos de algodón pálido que pueden besar a la luna sin que nadie se interponga en el momento mágico. Tras darle mil dos vueltas a la cabeza, se le ocurrió una brillante idea, perseguiría a la línea del horizonte hasta encontrar la escalera que sube al cielo.

Pasaron los años, y el borreguito seguía caminando y caminando en busca del horizonte. Le habían salido canas pero como su lana era blanca lo disimulaba bastante bien, mas no había encontrado el límite del horizonte y todas las noches algún borrego volador le robaba las caricias de la luna.

Un buen día, el borreguito sintió una sensación muy extraña, se le ensordecieron los oídos por un segundo y una capa de plata cubrió el iris de sus ojos. Sin darse cuenta había llegado a ese país de más allá de la línea del horizonte, y descubrió un prado con lucecitas de plata en cada brizna de hierba.

- ¡Qué sabrosa tiene que estar esta hierba, nunca había visto nada parecido! -pensó. Y con un hambre voraz comenzó a comer y comer hasta que cayó rendido de sueño.

Cuando despertó tuvo que levantarse de un brinco porque un ser con cuatro orejas puntiagudas y alas de libélula le hacía cosquillas en el hocico. Miró a su alrededor y descubrió que estaba rodeado por miles de animales extraños que él nunca antes había visto, y comenzó a sentirse realmente asustado.

- ¿Qué haces aquí? -preguntó un duendecillo- ¿no sabes que ningún animal de la otra orilla del horizonte puede pisar nuestros prados?

- Lo siento mucho -se explicó el borrego- No, yo no lo sabía. Además, yo no pretendía llegar hasta aquí, lo que yo quería era encontrar la escalera que sube hasta el cielo y convierte a los borregos normales en borregos aéreos.

- No existe tal escalera -dijo el duende menos enfadado- Ninguno de nosotros hemos oído hablar de ella, pero ¿por qué quieres encontrarla?

- Para conseguir el abrazo de la luna.

Todos los seres de aquel lugar comenzaron a reír a carcajadas. Algunos rieron con todas las notas musicales, otros con todos los colores del arco iris, y otros con todos los olores imaginables.
El borreguito se sintió ofendido, no sabía porqué reían y un sentimiento de rabia empezó a subirle por la punta de sus copitos de lana hasta el último poro de su piel.

- ¡Basta! -gritó con todo su torrente de voz- ¿de qué reís?, yo no me río de vuestros extraños cuernos ni de vuestras alas de colores, ¿por qué os reís vosotros de mí?

- Nadie ha conseguido el abrazo de la luna -replicó el duende- ninguno de nosotros ha conseguido ese deseo desde que este país existe, y no creo que un borrego sucio y viejo como tú vaya ahora a conseguirlo. Así que, lo mejor es que abandones nuestros parajes esta misma noche. De lo contrario, morirás.

- ¿Pensáis hacerme daño? -pregunto el borrego.

- No es eso, lo que pasa es que ningún ser de tu país es capaz de sobrevivir aquí, os falta algo muy importante.

- ¿Y qué es? -preguntó intrigado el borreguito.

El duende guardó silencio un momento, miró dubitativo a sus compañeros y por fin respondió.

- Os falta el sueño, el sueño en la imaginación, en los poros de la piel, en cada gota de sangre, la fantasía encantada del sueño, ¿no lo entiendes?

Mientras un eco extraño repetía todas estas palabras, los seres de aquel lugar fueron desapareciendo dejando solo al borreguito.
Casi sin darse cuenta, en un abrir y cerrar de ojos, el cielo comenzó a cambiar de color, abriendo paso a la noche.
Al borreguito le temblaban las patas recordando lo que le había dicho el duende, pero algo le impedía marcharse, el color plata de aquellos prados tenía que ser una señal, no podía marcharse de allí como un cobarde.

- ¡Vete, vete! -le gritaban los seres extraños que él ya no podía ver -¡vete o ya será demasiado tarde!

El borrego sintió miedo, un pánico feroz. En un arrebato echó a correr hacia el horizonte, corría como nunca antes lo había hecho, ni siquiera cuando le perseguía el lobo en aquellos días en los que vivía con su rebaño y su pastor. Siguió corriendo más y más hasta que una fuerza mágica le paralizó. No podía mover ni un copo de lana, estaba justo en el filo del horizonte. Se asustó pensando que se cumplía lo que el duende le había avisado que ocurriría. Estaba a punto de echarse a llorar pero apenas tenía fuerzas, y entonces, una caricia cálida de bronce lo acunó elevándole hacia el cielo con su abrazo.

Desde aquel día, todas las noches, cuando la luna siente el frío de la inmensidad del cielo, un borrego volador, con sueños en cada copo de lana de algodón, arropa su cuerpo tembloroso y se funden en un abrazo.
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado
Kala
Administradora





Registrado: 26 Sep 2008
Mensajes: 880


Sexo:Esta usuaria es una Mujer

MensajePublicado: Mie Oct 08, 2008 5:12 am    Asunto: Responder citando

Jo Anika, que he llorao y to... Me encanta, ya sabes que yo con estas cosas soy como una cría pequeña, jooo, que bonico...
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado Enviar email
anika






Registrado: 01 Oct 2008
Mensajes: 339




MensajePublicado: Jue Oct 09, 2008 1:45 am    Asunto: Responder citando

Uno de mis alumnos, se lo aprendió de memoria, a su manera, porque hice un powerpoint para que ellos lo leyeran, y una noche se lo contó a su madre, diciéndole que era su cuento favorito.
El no sabe que lo escribí yo, la madre tampoco, pero cuando la madre vino y me contó que Jorge había alucinado con un cuento que yo le puse en clase, yo si que lloré...
Supongo que aún tenemos una parte de niño que no queremos perder, que defendemos a capa y espada para no volvernos locos en este mundo tan complejo...
Nunca lo pierdas, Kala... yo empecé inventando historias para tí, y si este cuento te ha emocionado, yo lloro contigo, recordando a esas dos niñas que dormían en el mismo cuarto, y que inventaban juegos e historias con las luces apagadas, entre risas e ilusiones...
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado
Spirit
Moderadora





Registrado: 29 Sep 2008
Mensajes: 770


Sexo:Esta usuaria es una Mujer

MensajePublicado: Sab Oct 18, 2008 4:47 am    Asunto: Responder citando

Este está para encuadernarlo y que la Afri empiece a leer con él. Qué chulooooooooooo

_________________
"Todo hombre es una isla en sí misma"
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado Visitar sitio web del autor
anika






Registrado: 01 Oct 2008
Mensajes: 339




MensajePublicado: Lun Nov 03, 2008 12:46 am    Asunto: Responder citando

Ya le leo Spirit, éste y otros cuentos, de los que yo invento y de otros que me fascinaron a mí de pequeña, pero aún es muy chiquitina y con el simple hecho de escuchar mi voz hablándole se calma y se embelesa... A ver dentro de unos años... Ojalá no solo me deje leerle, sino que las dos juntas podamos inventar miles de historias...
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado
Spirit
Moderadora





Registrado: 29 Sep 2008
Mensajes: 770


Sexo:Esta usuaria es una Mujer

MensajePublicado: Lun Nov 03, 2008 3:29 pm    Asunto: Responder citando

Si sé que le lees, lo sé y me consta, así que coja el hábito ahora.
Un beso!

_________________
"Todo hombre es una isla en sí misma"
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado Visitar sitio web del autor
Sara






Registrado: 16 Ene 2009
Mensajes: 24




MensajePublicado: Dom Ene 25, 2009 11:01 pm    Asunto: Responder citando

Ohh, me ha encantado Anika. Me gustaría colgarlo en mi blog www.vamosaimaginar.blogspot.com .
Échale un vistazo al blog para que veas cómo cuelgo cada cuento o poesía, y si te parece bien y te gusta la idea, concedeme el honor de colgar este bello cuento en él.
Saludos,
Sara.
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado
anika






Registrado: 01 Oct 2008
Mensajes: 339




MensajePublicado: Dom Ene 25, 2009 11:12 pm    Asunto: Responder citando

Sara, tu blog casi que me lo se ya de memoria de entrar una y otra vez, porque me encanta... Pensaba decirte que contaras conmigo, porque de vez en cuando me gusta inventar cuentos para niños. Si te ha gustado, el placer sería mío si decides ponerlo en tu blog. No sabes la ilusión que me hace...
Un besiko.
Ana
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado
Sara






Registrado: 16 Ene 2009
Mensajes: 24




MensajePublicado: Mar Ene 27, 2009 12:16 am    Asunto: Responder citando

Te encanta mi blog? Vaya, me alegra un montón saberlo. Pues a partir de ahora por supuesto que contaré contigo también. Como observarás, mucha gente contribuye en el blog, de entre ellos nuestro queridísimo Caronte.
Pues sólo me queda preguntarte una cosilla. Tu estarías dispuesta a narrar el cuento y grabarlo? Si no puedes, o no te apetece, no te preocupes, puedo hacerlo yo. Pero me encantaría que pudieras, más que nada porque así habría variedad de voces, y también porque por muy bien que quiera narrarlo, nunca lo narraré ni le daré la misma entonación que le puedas dar tu.
Bueno, espero tu respuesta. Por el momento, me guardo el texto y en cuanto tenga un hueco lo subo.
Saludos,
Sara.
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado
anika






Registrado: 01 Oct 2008
Mensajes: 339




MensajePublicado: Mar Ene 27, 2009 12:28 am    Asunto: Responder citando

Si no te molesta el acento murciano en la narración, yo encantada... Intentaré que no se me escape mucho...
Sara, en serio, qué ilusión me hace...
Cuéntame si lo quieres de alguna manera en especial, te pasaré mi msn por privi o bien se lo dices a Caronte que lo tiene...
Y así concretamos.
Un besazo!
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado
Mostrar mensajes de anteriores:   


#
Publicar nuevo tema   Responder al tema    Foros de discusión -> Nuestros relatos -> InfantilTodas las horas son GMT + 2 Horas
Todas las horas son GMT + 2 Horas
Página 1 de 1

 
Cambiar a:  
Puede publicar nuevos temas en este foro
No puede responder a temas en este foro
No puede editar sus mensajes en este foro
No puede borrar sus mensajes en este foro
No puede votar en encuestas en este foro



Powered by phpBB © 2001, 2005 phpBB Group
Designed by:wordpress designcell phone reverse directory

Crear un foro | foros de Literatura & Poesía | | soporte foros | Contactar | Denunciar un abuso | FAQ | Foro ejemplo