La casa literaria
 FAQFAQ   BuscarBuscar   MiembrosMiembros   Grupos de UsuariosGrupos de Usuarios   PerfilPerfil   RegistrarseRegistrarse 

Fecha y hora actual: Jue Dic 12, 2019 11:44 pm
Entre para ver sus mensajes privados | Login
Cuentanos aquella vez que...

 
#
Publicar nuevo tema   Responder al tema    Foros de discusión -> Juegos literarios
Ver tema anterior :: Ver tema siguiente  
Autor Mensaje
Kala
Administradora





Registrado: 26 Sep 2008
Mensajes: 880


Sexo:Esta usuaria es una Mujer

MensajePublicado: Vie Sep 26, 2008 4:54 am    Asunto: Cuentanos aquella vez que... Responder citando

A ver como lo explico,yo, por ejemplo, digo: Cuentanos aquella vez que luchaste contra a un ejército de monos enrabietados y los venciste con una canica.
Ahora alguien tiene que inventarse una historia, con él de protagonista ,contando lo que pasó,y por supuesto, cuando lo haya escrito,hacer una nueva propuesta de Cuentanos aquella vez que...
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado Enviar email
Kala
Administradora





Registrado: 26 Sep 2008
Mensajes: 880


Sexo:Esta usuaria es una Mujer

MensajePublicado: Lun Oct 20, 2008 4:44 am    Asunto: Responder citando

Estaba en casa de mi amigo Roberto cuando todo sucedió. Sus padres se habían ido a un concierto y teníamos la casa para nosotros solos, y eso, en dos niños de 10 años era algo para celebrar. Sin embargo lo único que hicimos fué ponernos una peli.
- Roberto, ¿estás seguro de que esto es "El planeta de los simios"?
-Pues no sé, eso es lo que ponía en la cinta, pero como mi padre siempre está haciendo grabaciones, a saber...
- Es que esto es muy raro, llevamos diez minutos viendo esa isla sin que pase nada.
- Yo qué sé, a lo mejor es que la peli es así de rara.
-¡Eh! ¡Mira eso! Por ahí parece que veo un mono.
-¿Dónde? Ah, sí, ya lo veo.

Al principio el mono empezó a jugar colgado de una palmera, y ya estábamos a punto de apagar el video cuando de pronto, vimos su cara llenando toda la pantalla.

-Parece que nos está mirando...
-Sí, y no con muy buenos ojos.

Efectivamente, el mono más que mirarnos parecía como si nos estuviera echando una maldición. Aquello no me gustaba nada.

-Para la cinta, por favor, que el mono este me está poniendo nervioso.
- No funciona el mando, lo mismo se ha quedao sin pilas, espera, que voy a buscar en el cajón donde las guarda mi padre.

Quise decirle que no me dejara solo ante la mirada de aquel mono demoníaco, pero no me dió tiempo, ya que Roberto salió como una flecha por la puerta.
Volví a mirar la tele. Seguía allí, mirándome, y cada vez su rostro se volvía menos amistoso.
No podía soportarlo más, me acerqué al televisor y le dí al botón de apagado.
Uff, que alivio al ver la pantalla de nuevo negra.
-¡¡¡¡Roberto, ya está, he apagao la tele, vuelve!!!!!
Pero no me contestaba, y eso si que era raro, la casa era muy pequeña, y era imposible que con el grito que pegué no me hubiera oído. Así que decidí ir a buscarle.
Abrí la puerta de la sala de estar, y lo que ví me dejó tan pasmado que creo que por poco mojo los pantalones. En vez de salir al pasillo que unía todas las habitaciones de aquella casa, esa puerta se abría a una inmensa isla repleta de palmeras, y de monos, o mejos dicho, de demonios disfrazados de monos.
Me habían visto, se quedaron unos segundos mirándome, y después corrieron hacia mí, todos juntos.
Intenté volver a la sala, pero cunado miré hacia atrás, esta había desaparecido, me encontarba en medio de esa isla, no tenía escapatoria...
Pero algo tenía que hacer, aquellos seres endiablados no tenían pinta de querer jugar conmigo al "Un, dos, tres, palito inglés", así que o actuaba rápido o pronto iba a tener encima a cientos de esas cosas hacíendome vete tú a saber qué.
Si intentaba subirme a una palmera , tenía las de perder, ellos eran mucho más ágiles que yo y me pillarían. Si echaba a correr, idem de lo mismo. Si me quedaba quieto tampoco era buena opción. Si me ponía de rodillas suplicando que me dejaran en paz, además de atacarme, seguro que se mearían de risa al verme.
-¡Quietos ahí!
Como era de esperar no me hicieron ni caso.
Urgué nervioso en mis bolsillos, en busca de mi canica de la suerte, si tenía que morir, al menos moríría con ella en mis manos.
Allí estaba, tan redondita y cálida como siempre, era la canica más bonita del mundo, os lo juro, y en ese momento me lo pareció aún más que nunca.
Siempre me había gustado mirarlo todo a través de ella, y esta vez también lo hice. Puse la canica ante mi ojo derecho, y guiñando el otro, ví a esos cabrones cómo estaban ya a punto de cogerme. No me lo podía creer, ¡se habían parado!
Voví a mirar, esta vez sin la canica en mi ojo, y era cierto, los monos ya no avanzaban, estaban embobados mirando la mano en la que tenía la canica.
¿Os gusta, eh? ¿La quereis?
Hice el ademán de lanzársela, y empezaron a saltar como locos. Pero cuando se dieron cuenta de que era solo un amago, de nuevo pusieron sus caras de "bicho malo enfadao", y volvieron a correr hacia mí.
Ya estaban muy cerca, no me quedaba tiempo para pensar, así que salí corriendo intentando al menos darme un poco de tiempo para que se me ocurriera alguna otra idea mejor.
Nunca he sido rápido, pero se vé que el miedo dió un acelerón a mis piernas,( si me cuentan que yo podría correr así, no me lo hubiera creído).Claro que ellos tampoco eran tortugas precisamente, y por más que lo intentaba, no conseguía tomarles la sufieciente ventaja como para que me perdieran de vista.
Corrí y corrí, y de repente llegué hasta el límite de la isla, el mar.
Si me tiraba al agua, me ahogaría, sé que quedo mal diciéndolo, pero no sabía nadar, ni siquiera sé hacerlo ahora, lo siento, el mar y yo nunca nos hemos llevado bién, y eso que le debo una, y de las gordas...
Si me quedaba allí parado, pues lo mismo de antes, ya podía darme por muerto.
Así que al final me decidí a subirme a una palmera, al menos así no me quedaba quieto esperándolos.
Cuando llegaron, en vez de trepar para alcanzarme, como yo suponía que harían, empezaron a zarandear el tronco para hacerme caer. Y casi lo consiguen, pero de repente dejaron de hacerlo.
Al principio no entendí lo que estaba viendo, absolutamente todos los monos se estaban arrojando al agua, y nadaban desesperados, como buscando algo.
Fué cuando volví a echarme mano al bolsillo cuando caí en la cuenta de que mi canica no estaba, y que debía de haber caído al mar en una de las sacudidas al tronco.
Continuaron nadando un buén rato,y luego se sumergían completamente bajo el agua, y volvían a la superficie tras un largo tiempo. Al principio salían todos, pero conforme iban pasando los minutos eran menos los que volvían a asomar la cabeza. Ya sólo quedaban dos o tres cuando me quedé dormido.
Me despertó Roberto ,asustado.
-Tío, ¿qué haces aquí tirao?.
Abrí los ojos y estaba en medio del pasillo, y ví a Roberto junto a mí con un par de pilas en la mano. Me puse en pie.
-Si te cuento lo que acabo de soñar la flipas..
Le conté el sueño y se rió a carcajada limpia, sobre todo cuando le dije uno de los monos se parecía al profe de matemáticas.
Cuando terminé de contarle y dejamos de reir, Roberto me dijo de jugar a las canicas, y como era mi juego preferido, no pude negarme. A la hora de empezar el juego, y buscar mi canica de la suerte en mi bolsillo, no me lo podía creer, ¡No estaba!



Ahora cuéntanos aquella vez que la bruja de Blancanieves se enamoró de tí en una fiesta donde todos bailábais " La macarena"
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado Enviar email
Yuma
Administradora





Registrado: 26 Sep 2008
Mensajes: 1694
Ubicación: En la vida

Sexo:Esta usuaria es una Mujer

MensajePublicado: Lun Oct 20, 2008 5:29 pm    Asunto: Responder citando

Muy bonito Kala, tienes una gran imaginación y lo relatas muy bien , y yo la verdad que no se si sería capaz de inventarme una historia con blancanieves enamorada de mí . Mi cabeza no da para tanto , en fín, ya veremos si sale algo . Muacas .

_________________
<center><Marquee Direction="left">Comenta a tus compañeros, ellos lo hacen contigo.


</MARQUEE>

</center>
Mi libro
http://www.sombradearce.es/catalogo.html

http://isabel-momentos.blogspot.com/
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado
Yuma
Administradora





Registrado: 26 Sep 2008
Mensajes: 1694
Ubicación: En la vida

Sexo:Esta usuaria es una Mujer

MensajePublicado: Lun Oct 20, 2008 9:25 pm    Asunto: Responder citando

Era la noche de halloween y una amiga me pidió que la acompañara a una fiesta de disfraces que se celebraba esa noche . La verdad es que me hacía ilusión ir, siempre me gustó eso de los disfraces , pero nunca me había disfrazado .

Decidí disfrazarme de Blancanieves, y mi amiga Shaila de la bruja mala del cuento, Maldicia. Me llamaba la atención por los cuernos del gorro, no se la verdad, pero siempre me han gustado y nos fuimos a la fiesta en busca de nuestro principe azul.

Una vez alli comenzamos a disfrutar de la fiesta observando los disfraces de los invitados que eran una maravilla . Nos servimos una copa para ir animandonos y salimos a bailar .
Bailamos mucho tiempo , sonaba la canción de la macarena , una y otra vez, parecía que no tuvieran otra para poner. Quedamos extenuadas y nos sentamos para descansar un poco .
-Quieres otra copa ?, preguntó Shaila.
-No estoy acostumbrada a beber y temo emborracharme , pero qué demonios , un día es un día, sírveme otra .
Hablamos mucho rato, al tiempo que bebíamos sin parar. Shaila me miraba de una forma un tanto extraña , no se, como queriendo decirme algo.
Al poco tiempo su actitud cambió , se iba acercando cada vez mas a mí, acariciaba mi pelo con su mano con una ternura muy especial y yo no sabía si era mi embriaguez la que me estaba jugando una mala pasada, o era lo que estaba pasando en realidad .
Entonces.......... me miró a los ojos y me dijo escúchame con atención porque tengo algo muy importante que decirte.
- Qué Shaila, que tienes que decirme .
-Desde el día que te conocí me fijé en tí, pero o no me atreví a decirte nada por miedo a perder mi amistad contigo . Me gustas desde siempre , pero ahora que te conozco mejor me he dado cuenta de que te quiero con todo mi ser, con toda mi alma, como nunca antes había querido a nadie , pero no quiero que esto rompa la amistad tan bonita que tenemos .
-No me habías dicho que eras lesbiana, no tenía ni idea .

-No lo sabía ni yo, siempre me gustaron los chicos y no entiendo lo que me está pasando, es una locura, no debería haberte dicho nada , perdonamé y olvida todo lo que te he dicho por favor.

Le dije : no temas, no me has ofendido, digamos que estoy un poco aturdida , nada mas, pero me has hecho la mujer mas dichosa del mundo, siempre te he amado en secreto, creí que nunca se haría realidad mi deseo de abrazarte, de besarte, de tenerte a mi lado para siempre.

Nos miramos las dos y nos fundimos en un abrazo interminable que duró horas diria yo , llorando de felicidad.

Se hizo muy tarde y decidimos irnos a casa. Al pasar a recoger el abrigo nos paramos delante del espejo del vestibulo y en broma mi amiga preguntó :

Espejito, espejito, díme quién es la mujer mas bella del reino?, y un chico que andaba cerca susurro.... Blancanieves , pero no le des la manzana envenenada .

A lo que ella contestó: No temas , la manzana la guardo para el principe azul , y salí de la mano de mi princesa de vuelta al castillo encantado.





Curntanos aquella vez que subiste una montaña con chanclas de la playa y con tu mascota colgada a la espalda.



_________________
<center><Marquee Direction="left">Comenta a tus compañeros, ellos lo hacen contigo.


</MARQUEE>

</center>
Mi libro
http://www.sombradearce.es/catalogo.html

http://isabel-momentos.blogspot.com/
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado
Haki






Registrado: 01 Mar 2009
Mensajes: 445
Ubicación: Epona, lejos, muy lejos..

Sexo:Este usuario es un Hombre

MensajePublicado: Sab Mar 28, 2009 3:14 pm    Asunto: Responder citando

Aquella vez que subí a la montaña con chanclas y mi mascota colgada a la espalda era un día caluroso. La fricción entre Tango, mi perro, a mi espalda, hacía que aún más esta me ardiera, y las chaclas más bien era como no llevar nada, porque se me metían las chinas y empazaba a estar estresado, asique las tiré por la borda. Escalando y escalando, me encontré con un pájaro carpintero, llamado Yuma, que me contó una historia acerca de un perro que tuvo, también llamado Tango, y me sorprendió. No s caímos tan bien que me quiso acompañar durante el resto del trayecto.
Mientras subíamos, ella se posó en la cabeza de Tango, y este, juguetón y travieso como siempre, intentaba comérsela. A Yuma esto le hacía mucha gracia. Más adelante, nos encontramos una esplanada, de apenas unos 2 kilómetros en la brecha de la montaña. Para Yuma era muy fácil, porque podía volar, pero y Tango y yo?
-Tengo la solución, cocorotorotoroto-dijo Yuma- conozco a un ermitaño barquero que mora en aquella cueva- dijo señalándola.
-Perfecto, pues ve volando hasta allí y dile que venga, a hacernos el favor de cruzarnos en su barca este lago.
A la vuelta, Yuma, con el barquero, por fin llegaron, después de una larga espera.
-Me llamo Teronca-dijo el barquero, y no os pasaré si no me dais algo a cambio.
-¿Algo a cambio?- pregunto sorprendido- y no nos puedes hacer el favor?
-Já, viene uno como tú cada mucho mucho tiempo por aquí, no puedo pasaros sin nada a cambio, qué me ofreces?
Miré a Yuma, y contesté que le entregaba a Tango. El barquero se puso muy féliz- Así tendré compañía-dijo.
Cruzamos el río, con Yuma enfadada y por fin alcanzamos la cima.
Al llegar arriba nos miramos.
-Y..¿ahora qué?-preguntó Yuma apartando la mirada.
-Todo lo que sube baja, no?
Bajando y bajando, y alargándose esta historia, cuando el prota debería de estar estudiando, volvieron al río de nuevo.
Esta vez, Teronca pidió algo inesperado para nosotros.
-Os cruzaré si me dejáis ir con vosotros, aquí me aburro mucho y no gano mucho dinero, y ya estoy harto de comerme a los niños que vienen por aquí, quiero un buen cocido.
- O_O, pusieron la misma cara Yuma y el prota.
-Es broma hombre!, venga, vámonos.
Al llegar abajo, todos se fueron felices y comiendo perdices.

Siguiente: Cuéntamos aquella vez, en la que surcaste los siete mares con la despensa llena de pistachos.
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado
Yuma
Administradora





Registrado: 26 Sep 2008
Mensajes: 1694
Ubicación: En la vida

Sexo:Esta usuaria es una Mujer

MensajePublicado: Sab Mar 28, 2009 5:00 pm    Asunto: Responder citando

ja,ja,ja, Haki vaya imaginación la tuya , pero hay un detallito que está mal , tango no iba colgado a la espalda si no al pecho y te pongo la prueba :.

_________________
<center><Marquee Direction="left">Comenta a tus compañeros, ellos lo hacen contigo.


</MARQUEE>

</center>
Mi libro
http://www.sombradearce.es/catalogo.html

http://isabel-momentos.blogspot.com/
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado
Haki






Registrado: 01 Mar 2009
Mensajes: 445
Ubicación: Epona, lejos, muy lejos..

Sexo:Este usuario es un Hombre

MensajePublicado: Sab Mar 28, 2009 5:08 pm    Asunto: Responder citando

Ains, falo mío, jaja, que gracioso es Tango.
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado
Mostrar mensajes de anteriores:   


#
Publicar nuevo tema   Responder al tema    Foros de discusión -> Juegos literariosTodas las horas son GMT + 2 Horas
Todas las horas son GMT + 2 Horas
Página 1 de 1

 
Cambiar a:  
Puede publicar nuevos temas en este foro
No puede responder a temas en este foro
No puede editar sus mensajes en este foro
No puede borrar sus mensajes en este foro
No puede votar en encuestas en este foro



Powered by phpBB © 2001, 2005 phpBB Group
Designed by:wordpress designcell phone reverse directory

Crear un foro | foros de Literatura & Poesía | | soporte foros | Contactar | Denunciar un abuso | FAQ | Foro ejemplo