La casa literaria
 FAQFAQ   BuscarBuscar   MiembrosMiembros   Grupos de UsuariosGrupos de Usuarios   PerfilPerfil   RegistrarseRegistrarse 

Fecha y hora actual: Jue Abr 02, 2020 2:32 pm
Entre para ver sus mensajes privados | Login
Tú, el asesino

 
#
Publicar nuevo tema   Responder al tema    Foros de discusión -> Nuestros relatos -> Reflexiones
Ver tema anterior :: Ver tema siguiente  
Autor Mensaje
Gades






Registrado: 02 Oct 2008
Mensajes: 377
Ubicación: Me voy encontrando

Sexo:Esta usuaria es una Mujer

MensajePublicado: Jue Feb 12, 2009 10:44 pm    Asunto: Tú, el asesino Responder citando

Cuando llegaste, llevabas en el rostro tu nombre grabado a fuego, no el que tus padres te dieron, no el que das al presentarte, si no aquel con que te bautizaron en el infierno. Durante años lo has mostrado orgulloso donde has ido, pues no tienes otra tarjeta de presentación que no sea esa marca de guerra. Con ella te basta y sobra para que te abran paso por donde caminas, pues nadie se atreve a interponerse entre tus deseos y tú. Han llevado mal camino quienes lo han hecho antes, quienes osaron retarte y creerse capaces de vencer al mito. Ahora, cualquiera se lo piensa más de dos veces si quiere enfrentarse a ti. Y aún así, habrá de ser por la espalda, pues en la cara llevas tu mejor arma: la seguridad del asesino, del que no teme a la muerte si le acecha, del que se sabe capaz de enfrentarse con quien sea. Tu nombre te precede y tu fama no deja lugar a dudas.

Pero, cuando llegaste, llamé a tu puerta. Otros enseguida abren, tú no. Sólo me dejabas ver esa fachada impenetrable. Pero día tras día fuiste dejando un resquicio, resquicio que yo aprovechaba para colarme cada vez un poquito más en tu interior, y descubrirte más allá de la máscara de hierro. Descubrí poco a poco el dolor de levantarse cada día con el peso de la muerte sobre los hombros. El dolor de vivir con la conciencia de que aquello que tiñe de sangre tus noches es lo mismo que te hace “alguien”, lo mismo que te da un valor y un nombre.

Y cuando viste que yo no miraba la sangre, me dejaste enseñarte el verdadero mundo que te rodeaba. Te enseñé cómo los rostros con que te cruzabas no era respeto lo que mostraban si no temor, te enseñé que tus noche en rojo no eran recuerdos si no tu justa conciencia. Te enseñé a descubrir que no eras dios sino demonio. Te enseñé que el mal que te hacía daño no estaba fuera, te mostré tu cara, tu nombre, tus hechos.

Empezaste a temblar como un niño, y no era miedo. Habías dejado de soñar con el pasado; pero al mirar a tu hija, en sus ojos limpios llenos de amor, veías tu reflejo, las imágenes de chiquillos, críos, casi como ella, caían muertos a tus pies y tus manos estaban teñidas de sangre. Entonces quisiste cambiar tu futuro por ella, por que esos ojos jamás te mirasen como lo hacía el resto de la gente, porque tu hija un día, pudiera decir que te quiere. Hiciste planes y esfuerzos, cuestionando a mi lado todo aquello que fuiste, que aún eres, cuestionando el valor de las cosas, el valor de las palabras, tus razones. Hicimos temblar las columnas que soportaban al hombre sobre los cuerpos inertes de enemigos falsos. Quedaste débil pero no rendido. El nombre del asesino seguía marcado en tu rostro y te precedía. Podías oler el temor a distancia y el inconsciente te llevaba por el mismo camino, con la misma ira. Y vimos cómo a tu alrededor nadie deseaba otra cosa que no fuese tu marcha, lejos, donde no pudieran ver tu cara, donde tus ojos no les mostrasen cuan poca cosas eran ante ti. Por fin habías podido verte el rostro, sí; pero aún no eras capaz de cambiarlo.

Luchando contra tu madre luchabas en verdad contra ti mismo, buscando una nueva identidad que poner en lugar de aquella que todos aborrecían, todos, menos tu hija.
Estabas apostando fuerte por vivir, pero en el camino, el pasado vino a tu encuentro, sin esperarlo. Lo intentaste pero de nuevo te dominó el instinto. Perdiste el control del hombre en que querías convertirte y te dominó de nuevo el monstruo que ellos habían creado. Te habían adiestrado bien.

Pero antes, antes de dejarme la puerta abierta, el dolor te permitía seguir, te permitía vivir porque no dañaba la estructura férrea que te sostenía. Esta vez no sólo pudiste ver los hechos, no sólo pudiste ver el dolor ajeno, no, esta vez te viste por dentro, te viste a ti mismo y te diste miedo. Supiste en ese momento que volvería a pasar, que ya estaba pasando. Conoces ese camino como nadie y esta mañana quisiste contarme los pasos que seguirían, las órdenes dadas, las consecuencias. No te lo he permitido, y no ha sido por miedo. No soy el fiscal que te acusa ni el juez que te condena. Soy tu espejo, soy la que a abierto la puerta de tu interior, soy la responsable de que te puedas ver, de que por ello te tengas miedo a ti mismo, a lo que eres capaz de hacer, deque las piernas te tiemblen al volver a casa, de que el corazón te cruja al mirar a esa niña por la que aún vives, por la que mueres.

Hoy tomaste una decisión y viniste a confiármela o a que yo te de mi bendición, aún no lo sé. Al mirar dentro has descubierto verdades incuestionables: el problema está en ti por más que tú no seas el culpable de ello, y no tienes control ni lo tendrás sobre ese autómata en que se ha convertido tu persona. Hoy sabes que mañana será igual, y el mes que viene; sabes que el pasado siempre, siempre vuelve. Hoy tu hija te llamó por tu nombre, no, no por ese que te pusieron tus padres, te llamó asesino.

He notado cómo al contarlo se partía tu corazón, ¿o era el mío?. He llorado en silencio a tu lado mientras por primera vez en muchos años has vuelto dejar caer cientos de lágrimas por tu rostro, lágrimas que han borrado ese nombre pero que no han bastado para curar la herida. Al verme triste has pensado que era mi pena por ti solamente. Has visto mi miedo, que no era a ti si no a tu muerte y me has dejado en prenda tu reloj, prometiendo volver en su busca.

Hoy has decidido que esa niña no verá jamás lo que tú ves, que nunca más te llamará asesino, que no dejará de quererte. Hoy has decidido volver con ellos para entregarles lo que es suyo, lo que han creado, lo que eres. Sabes que esa es la única manera de acabar con el monstruo que llevas dentro. Miro este reloj sabiendo que un día se parará, que jamás le pondré pilas nuevas y que siempre me acompañará.

Asomándote a la misma puerta que abriste para mí, has tomado una decisión y, con ella, tú, el asesino, me has dado una lección de amor.
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado
Gades






Registrado: 02 Oct 2008
Mensajes: 377
Ubicación: Me voy encontrando

Sexo:Esta usuaria es una Mujer

MensajePublicado: Jue Feb 12, 2009 10:56 pm    Asunto: Responder citando

Lo que narro en este texto es real, tan real como que ahora mismo tengo ante mí el reloj que me ha dado esta mañana. Y temo el momento en que vea parase las agujas de este reloj y él aún no haya venido a recogerlo, si es que vuelve.

Al escribir esto sólo pretendo homenajear a alguien cuyas medallas no se pueden enseñar, porque son secretos de guerras que no existen. Y peor aún, saber que si muere, nadie, ni su familia podrá tener el honor de decir que luchó en un ejército, en una guerra, defendiendo quizá una causa justa, pues si muere, nadie sabrá que estuvo allí.
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado
Gades






Registrado: 02 Oct 2008
Mensajes: 377
Ubicación: Me voy encontrando

Sexo:Esta usuaria es una Mujer

MensajePublicado: Jue Feb 12, 2009 11:48 pm    Asunto: Responder citando

Una cosa más (hoy estoy especialmente pesada y obtusa). a pesar de ser en honor a su protagonista, alguien a quien nadie le rendirá honores nunca, quiero dedicarle el relato a Kala por haberme acompañado en las horas previas y en las posteriores a los hechos que cuento, por ser junto a mí testigo de que la realidad siempre supera a la ficcción, de que la bondad no está siempre donde la buscamos, ni hay tanta crueldad donde la vemos.

Gracias.

Un beso.
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado
Kala
Administradora





Registrado: 26 Sep 2008
Mensajes: 880


Sexo:Esta usuaria es una Mujer

MensajePublicado: Vie Feb 13, 2009 2:51 am    Asunto: Responder citando

Ya te lo he dicho por messenger, pero te lo vuelo a decir. Al escribir esto has logrado el propósito que querías, nadie que lo lea podrá quedar indiferente ante una historia tan escalofriante, y mirarán a ese hombre tal y como tu lo has visto, sin su máscara de hierro y crueldad.
Y gracias de nuevo por dedicármelo en parte, aunque sabes que compartí gustosa esos momentos previos y posteriores.
Un besazo enorme.
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado Enviar email
Gades






Registrado: 02 Oct 2008
Mensajes: 377
Ubicación: Me voy encontrando

Sexo:Esta usuaria es una Mujer

MensajePublicado: Lun Feb 16, 2009 1:07 pm    Asunto: Responder citando

No creo que la gente consiga verle igual que yo, ni que lo intenten. Eso sería pedir demasiado. De todas formas, cómo mire y como vea la gente las cosas y a las personas, no creas que me importamucho a día de hoy. Y de lo que yo veo y opino dudo ya hasta la saciedad.

El (el asesino) es sólo una muestra para mí de que nada ni nadie es lo que parece.

Un besazo Kala, Por todo.
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado
OldTree






Registrado: 10 Oct 2008
Mensajes: 654
Ubicación: Paraiso Natural

Sexo:Esta usuaria es una Mujer

MensajePublicado: Mar Feb 17, 2009 8:27 pm    Asunto: Responder citando

No entendí mucho la clase de asesino que es...
asesino a sangre fria, en masa, a sueldo, en serie, yakuza, a lo al-capone.

Lo de la niña tampoco lo entendí...
una hija nunca llamaría asesino a su papá ...
o lo llama papi o como mucho por su nombre de pila

Y en cuanto al asesino... pobrecillo,
mira, me da penita
seguro que es una verdadera victima,
tras el cual los verdaderos culpables se esconden.

Hay personas que matan y mueren por ideales, mientras los "jefes" juegan a la guerra
A este pobre asesino yo le daría la pildora del olvido y le mandaria de viaje,
sin billete de regreso.
A una isla del Caribe. Con su dulce niña.
Y un final muy feliz.

_________________



¿No es increible todo lo que puede tener dentro un lápiz?
(hermano de Mafalda)
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado
Gades






Registrado: 02 Oct 2008
Mensajes: 377
Ubicación: Me voy encontrando

Sexo:Esta usuaria es una Mujer

MensajePublicado: Mar Feb 17, 2009 8:44 pm    Asunto: Responder citando

Gracias por tu lectura. El asesino es alguien que luchó en guerras y mató siguiendo las órdenes de sus superiores. Después no supo hacer otra cosa que luchar.

La niña, su hija... ¿De veras crees que una niña no hace eso? Bueno, en realidad lo hizo por una tontería, a ningún niño inocente le gusta ver morir un animalito, pero el efecto puede ser muy duro para quien en su interior se siente más asesino aún.

El billete de ida y sin vuelta ya lo compró.
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado
Mostrar mensajes de anteriores:   


#
Publicar nuevo tema   Responder al tema    Foros de discusión -> Nuestros relatos -> ReflexionesTodas las horas son GMT + 2 Horas
Todas las horas son GMT + 2 Horas
Página 1 de 1

 
Cambiar a:  
Puede publicar nuevos temas en este foro
No puede responder a temas en este foro
No puede editar sus mensajes en este foro
No puede borrar sus mensajes en este foro
No puede votar en encuestas en este foro



Powered by phpBB © 2001, 2005 phpBB Group
Designed by:wordpress designcell phone reverse directory

Crear un foro gratis | foros de Literatura & Poesía | | soporte foros | Contactar | Denunciar un abuso | FAQ | Foro ejemplo