La casa literaria
 FAQFAQ   BuscarBuscar   MiembrosMiembros   Grupos de UsuariosGrupos de Usuarios   PerfilPerfil   RegistrarseRegistrarse 

Fecha y hora actual: Mie Feb 26, 2020 6:45 am
Entre para ver sus mensajes privados | Login
El reino de Hayastan

 
#
Publicar nuevo tema   Responder al tema    Foros de discusión -> Nuestros relatos -> Fantasia
Ver tema anterior :: Ver tema siguiente  
Autor Mensaje
BLADERUNNER






Registrado: 22 Ene 2009
Mensajes: 229
Ubicación: Madrid

Sexo:Este usuario es un Hombre

MensajePublicado: Mie Jul 25, 2012 2:22 pm    Asunto: El reino de Hayastan Responder citando


"EL REINO DE HAYASTÁN" -VÍCTOR VIRGÓS-
WWW.SIRENAS-IN-LOVE-SIRENAS-IN-HELL.BLOGSPOT.COM


Cientos de escuadrones de arrendajos, cuervos negros, zorzales, halcones y alcotanes tiñeron de velos azabache las rotundas nubes plúmbeas del firmamento ceniciento sobre las tierras asediadas de Hayastan.

Los barbudos e hirsutos monjes del monasterio de Saghmosavank los vieron partir formando siniestros ejércitos alados con destino a las rayanas aldeas de Goris y Garni.

Unas bermejas gemas oculares destellaban en las empuñaduras de los larguísimos báculos, rematados en afiladas puntas de lanza. Las cristalinas retinas controlaban a la ingente marabunta aviaria, que se guiaba por medio de los destellos que emitían los cayados que portaban los espectrales clérigos, enfundados en oscuros atavíos negros y encapuchados.

Grigor Lusarovich mantenía incólume su arrojo y renuencia a revelar la ubicación exacta donde había ocultado el sagrado arca del patriarca Noé. Su cruel confinamiento en las mazmorras de la fortaleza de Khor Virap se había prolongado ya durante 13 largos años, pero ni las penurias ni el martirio que soportaban a diario Santa Hrípsime y Santa Gayané habían menoscabado su espíritu indómito.

Dejaría fenecer a las dos emisarias del Todopoderoso, a quien tanto idolatraba el monje, a quien había jurado lealtad eterna, así como propalar el cristianismo en Hayastan, pese a las admoniciones del implacable Trdat III, antes que renuncia a su inquebrantable voto de silencio.

Unas monjas caritativas lo mantenían con vida, suministrándole alimento frugal a través de una exigua ranura en el calabozo, a más de 5 metros de profundidad.

El altivo monarca contempló arrogante y esperanzado el vuelo en formación de los grajos, cornejas, gavilanes y arrendajos que volaban ya en pos de la primera oleada invasora, comandados por los ancianos monjes de Saghmosavank.

Había llegado a sus oídos la venturosa noticia de la visita de un hechicero trovador llamado Sayat Nova, quien había logrado subyugar al mismísimo sacerdote Komitas, al jurista Mkhitar Gosh e incluso al padre del alfabeto armenio, Mesrop Mashtots.

Se decía que las canciones populares que entonaba con su voz atiplada encerraban en sus insidiosas rimas arcanos sortilegios y arteras asechanzas y zalagardas.

Trdat se preguntó si sus métodos esotéricos surtirían efecto con el incorruptible Gregorio el Iluminador. Entonces imaginó al flemático y autosuficiente Komitas, ese sacerdote polifacético conspícuo que había sobrevivido a las masacres indiscriminadas de los selúcydas, arrodillado ante el arrullo melífluo del chamán trovador.

Grigor Lusarovich, Gregorio el Iluminador, terminaría por doblegarse como una ramera arredrada, tal y como habían replegado sus patéticos baluartes defensivos sus predecesores. El recalcitrante paladín del cristianismo caería demolido como el faro de Alejandría.

Las primeras nuevas del caos perpetrado en Garni y Goris por los mefistofélicos ejércitos aéreos los trajo un bisoño mozalbete de sonrojadas mejillas llamado Arkashem.

Trdat III sonrió maliciosamente. Sus batallones de aves y monjes oscuros ya habían causado estragos en Echmiadzin, Sevan, Dilidjan y el monasterio de Geghard.

El joven jamás se había postrado ante su rey y no cesaba de temblar, convencido de que al menor error cometido en la simple encomienda de entregar el comunicado pudiera costarle la vida, acaso decapitado en la Plaza de la República de Yerevan o en la fortaleza de Erebuni.

El rey Tomó de sus manos el papiro con aire displicente. Tan pronto como lo hubo leído lo arrojó al fuego de un hogar emitiendo un pavoroso rugido.

Su semblante se desinfló por el espanto y la decepción.

- "¿Cómo es posible? Mis ejércitos... ¡vencidos y humillados por un hatajo de bribones, analfabetos, mujerzuelas y una chusma de haraganes aldeanos!"

Por primera vez, los ojos acerados de Trdat se posaron en la imagen pusilánime y enclenque del pacato mensajero.

Arkashem, que no sabía si su rey esperaba una respuesta o, como mero portador de las decepcionantes nuevas debía callar y soportar su cólera, a modo de recolector de frustraciones y exabruptos, se mantuvo erguido y en silencio.

- "¡Habla ya mentecato! -Bramó Trdat III- ¿Es que no sabes hablar o eres tan ignorante que no sabes decirme qué le ha sucedido a mis tropas?"

El joven dio un respingo y se recompuso, a riesgo de que su relato pudiera incendiar aún más la ira del monarca y éste decidiera encerrarlo junto al obstinado Grigor Lusarovich.

Sólo de columbrar el angosto y claustrofóbico pozo donde lo habían enterrado en vida, en la fortaleza de Khor Virap, sentía que su alma le abandonaba, dejando su cuerpo amortajado y gélido como un glaciar.

- "Han sido las siervas de la reina Tamara, mi Señor. Nuestros ejércitos han caído, todos... no ha quedado nadie con vida... salvo un par de hombres, que han podido regresar para dar parte de las aciagas nuevas".

- "¿De qué estás hablando? ¡Habla vasallo! ¡No detengas ahora tu relato!

Dime cómo eso ha podido ser posible. Todo el mundo sabe que la reina Tamara se refugió hace años en las cuevas de Uplikstsikhe cuando vapuleamos a sus inútiles tropas de cobardes después de incendiar Tbilisi y conquistar Georgia".

-" Me temo, mi señor, que ha regresado"

Arkashem retenía información privilegiada y el monarca no estaba dispuesto a tolerar más titubeos ni demoras. De un raudo movimiento con su mano derecha desenfundó su enorme y reluciente espada, con empuñadura de malaquita y obsidiana negra, y la dirigió hacia el frágil cuello del heraldo.

- "No me hagas perder tiempo... ¡Habla! ¿Cómo es posible que unas vulgares meretrices casquivanas, dirigidas por una advenediza sin oficio ni beneficio como esa arpía de Tamara, hayan logrado derrotar a mis ejércitos invíctos?"

En su voz susurrante yacía una latente amenaza velada a punto de explosionar.

- "Mi señor... parece que las huestes de la reina portaban espejos de luz. No entiendo cómo algo tan descabellado pueda ser verdad. La leyenda es clara, dice que sólo el Dios Mitra poseía semejante artefacto, pero todo el mundo sabe que eso no son más que habladurías del vulgo, leyendas sin fundamento.

Además, todas las efigies de Mitra fueron derrumbadas, su culto está prohibido y castigado con la pena de muerte. Nadie en su sano juicio sería tan insensato como para contravenir vuestras ordenanzas, mi señor".

Durante unos minutos, Trdat III se quedó lívido de espanto. Su rostro, desencajado por la locura y la incredulidad. Le dio la espalda y caminó en círculos, como un beodo cegado por el alcohol. Entonces se sentó finalmente en su trono suntuario, decorado con piedras de ámbar y ónice.

- "Muy bien -dijo finalmente en un soliloquio susurrado y apenas audible-. Pues si Tamara pretende humillarme, coadyuvada o no por los dioses, tendremos que enviarlos al infierno. Esto tiene que ser obra de ese fanático empecinado y las bastardas santas. Se ve que no han tenído suficiente tormento, encerrados, azotados, muertos de hambre y de frío... han debido invocar a los dioses con sus incesantes preces..."

Trdat se giró y se dirigió nuevamente al joven.

- "Heraldo, convoca a todos nuestros ejércitos para una batalla final contra los dioses. Mañana al anochecer los enviaremos al infierno, y cuando hayamos acabado con la miserable vida de esa reina astuta, asolaremos Uplikstsikhe y prenderemos fuego a toda Georgia si fuera necesario. Después, crucificaremos a Santa Hrípsime y Santa Gayané y obligaremos a ese sacerdote tan terco a fabricar las cruces con sus propias manos...".

FIN DE LA PRIMERA PARTE



SANTA HRÍPSIME REZA POR LA VIDA DE GREGORIO EL ILUMINADOR (GRIGOR LU
SAROVICH)

_________________
WWW.GLOBEDIA.COM
WWW.BLADERUNNER-SIRENAS-IN-LOVE.BLOGSPOT.COM; WWW.SIRENAS-IN-LOVE-SIRENAS-IN-HELL.BLOGSPOT.COM
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado Enviar email Visitar sitio web del autor
Yuma
Administradora





Registrado: 26 Sep 2008
Mensajes: 1694
Ubicación: En la vida

Sexo:Esta usuaria es una Mujer

MensajePublicado: Dom Ago 26, 2012 10:15 pm    Asunto: Responder citando






Tengo que reconocer que me cuesta leer todo lo que implica violencia, de la misma forma que me pasa con el cine, e incluso me pasaba cuando tenía que estudiar la historia, pero al mismo tiempo admiro esa capacidad tuya ( como ya te he dicho en otras ocasiones) para desarrollar una trama de tal magnitud. ¡Felicidades Víctor!

Me ha encantado leerte.

Besos.

_________________
<center><Marquee Direction="left">Comenta a tus compañeros, ellos lo hacen contigo.


</MARQUEE>

</center>
Mi libro
http://www.sombradearce.es/catalogo.html

http://isabel-momentos.blogspot.com/
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado
BLADERUNNER






Registrado: 22 Ene 2009
Mensajes: 229
Ubicación: Madrid

Sexo:Este usuario es un Hombre

MensajePublicado: Lun Ago 27, 2012 4:44 pm    Asunto: Hayastan Responder citando

Muchas gracias Yuma, agradezco de corazón tus palabras. Tú eres increíble con la poesía, creo que cada uno tenemos nuestra disciplina.

Me alegro que te haya gustado, gracias por la visita.
Un saludo

_________________
WWW.GLOBEDIA.COM
WWW.BLADERUNNER-SIRENAS-IN-LOVE.BLOGSPOT.COM; WWW.SIRENAS-IN-LOVE-SIRENAS-IN-HELL.BLOGSPOT.COM
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado Enviar email Visitar sitio web del autor
Mostrar mensajes de anteriores:   


#
Publicar nuevo tema   Responder al tema    Foros de discusión -> Nuestros relatos -> FantasiaTodas las horas son GMT + 2 Horas
Todas las horas son GMT + 2 Horas
Página 1 de 1

 
Cambiar a:  
Puede publicar nuevos temas en este foro
No puede responder a temas en este foro
No puede editar sus mensajes en este foro
No puede borrar sus mensajes en este foro
No puede votar en encuestas en este foro



Powered by phpBB © 2001, 2005 phpBB Group
Designed by:wordpress designcell phone reverse directory

Crear foro gratis | foros de Literatura & Poesía | | soporte foros | Contactar | Denunciar un abuso | FAQ | Foro ejemplo